El diagnóstico empresarial: una herramienta esencial para la toma de buenas decisiones

Un diagnóstico empresarial es un análisis concienzudo de todas las variables claves para un negocio, área por área, para dar con la clave de lo que está ocurriendo en una empresa. Hace unos años atrás, cuando participaba de un comité de gerencia, al que asistían todas las cabezas de las diversas áreas de la empresa, pregunté cuál era el problema principal que afrontaban en aquel momento y, uno por uno, fueron haciendo una descripción de las dificultades por las que pasaban hasta que uno de ellos me dijo exaltado: “¡es que aquí no tenemos u problema, tenemos miles de problemas!”. Traigo a colación la anécdota porque pienso que describe bien las circunstancias de confundir el síntoma con la enfermedad, el efecto con la causa.

Sigue leyendo

Sobre misiones y visiones

mision visionFlatus vocis

Imagino que el lector se ha topado en más de una ocasión, al visitar la web de una empresa, con la misión y visión de esa organización. Parece ser que se trata de un requisito obligatorio que hay que llenar a toda costa si es que uno se precia de ser una compañía con un norte claro y sólidamente constituida. El problema está que al leerlas nos podemos topar con formulaciones fofas, sin contenido, llenas de lugares comunes y con errores como aquella que dice “Misión: tenemos la visión de ser una empresa…” ¿es tu misión, tu visión o no terminas de aclararte con ninguna de ellas?

Sigue leyendo

El peligro de la auto complacencia en las empresas

autocomplacenciaErnesto llevaba más de 20 años dirigiendo su empresa. Aprovechando una coyuntura económica difícil, compró una compañía quebrada y con mala reputación y la había convertido en estas dos décadas en un próspero negocio con una envidiable cartera de clientes. Lejos quedaban las épocas de vacas flacas, cuando los bancos no querían darle crédito o los proveedores apenas si aceptaban venderle. Hoy tenía todas las puertas de los bancos abiertas y andaban tras él no sólo los proveedores sino también los clientes, haciendo turno para que los atienda. Y llegaba a darse el lujo de desechar a unos y otros.
Sigue leyendo